Cómo convertirte en un conductor responsable

Man fastening seat belt in car

Conducir un coche es una gran responsabilidad. Es una habilidad que requiere una práctica constante. Tanto si eres un conductor inexperto como un conductor con muchos kilómetros a tus espaldas, echa un vistazo a estos consejos de seguridad que pueden ayudarte a convertirte en un conductor de automóvil responsable.

Usa siempre el cinturón de seguridad

A estas alturas, todos los conductores deberían conocer las ventajas de seguridad que supone el uso del cinturón de seguridad.

La mayoría de los estados exigen el uso del cinturón de seguridad. Se tarda diez segundos en abrocharse el cinturón de seguridad.

Obtener un seguro adecuado

Ser un conductor responsable también significa mantener y llevar una cobertura de seguro adecuada para tu vehículo. El seguro de responsabilidad civil es una de las mejores opciones para tu ello.

El tipo de seguro dependerá de las necesidades del conductor, aun así es indispensable ya que te evitará costos extras por accidentes o problemas con tu auto, así como seguro medico.

Dar mantenimiento a tu vehiculo

Como conductor, debe asegurarse de que su vehículo está en buenas condiciones. Compruebe con frecuencia que los neumáticos, las luces, los limpiaparabrisas, los frenos y otras partes importantes de su vehículo están en buen estado.

Si aún no lo ha hecho, lea el manual del propietario de su vehículo y siga sus recomendaciones para el mantenimiento del mismo.

Las normas de tráfico son para tu seguridad: síguelas

No invada nunca las vías peatonales ni los cruces de carretera cerrados. Recuerda que las leyes de tráfico y las normas viales han sido diseñadas con un propósito.

Muchas personas se han visto envueltas en situaciones que han puesto en peligro su vida por haber pasado con su coche por una señal de advertencia de carretera cerrada.

Ten en cuenta que durante las inundaciones o las obras en la carretera, las autoridades cierran los pasos de carretera por una buena razón.

No querrás someterte a ti mismo y a los que van en tu vehículo a desprendimientos de lodo o zonas inundadas. Si la señal dice “No pasar”, a menudo habrá una ruta de desvío cercana.

Mantenga las manos en el volante en las posiciones adecuadas

Si llevas un tiempo conduciendo, es fácil que te sientas demasiado cómodo e ignores importantes procedimientos de seguridad, como mantener las manos en el volante en las posiciones adecuadas.

Para utilizar la popular metáfora del reloj, mantenga las manos abajo en las posiciones 8 y 4 del reloj o 9 y 3.

No conduzcas si estás ebrio

Todo el mundo sabe que no hay que beber y conducir, pero la gente sigue conduciendo después de haber bebido. No seas uno de esos conductores arriesgados que piensan: “No estoy tan borracho” o “Sólo faltan cinco minutos”. Evita conducir si has bebido. Pide un Uber.

El coste bien vale la pena para salvar tu vida o la de otro. Además, no conduzcas si estás falto de sueño, enfermo o tomando una nueva medicación. Tú eres el mejor juez de tus capacidades. Si crees que puedes estar incapacitado de alguna manera. No conduzcas.

No aceleres

Los límites de velocidad existen por una razón. Los límites de velocidad máxima indicados no son sólo recomendaciones, sino restricciones legales destinadas a garantizar la seguridad de la carretera para todos.

El exceso de velocidad reduce tu capacidad de reacción ante cambios bruscos en la conducción y aumenta las posibilidades de colisión. No te molestes en ir a toda velocidad. No te hará llegar más rápido a tu destino.

También podría interesarte: Que hacer después de un accidente de tráfico