Errores a la hora de comprar un coche nuevo.

Comprar un coche es un proceso complicado y algo largo. Por eso, estar preparado es crucial si quieres salir del concesionario como un feliz propietario de un coche nuevo.

Por desgracia, muchos compradores se saltan el trabajo de preparación y acaban con un coche que no les gusta.

 

Saltarse la investigación previa a la compra

Investigar antes de ir al concesionario te da una ventaja a la hora de comprar un coche.

En primer lugar, querrás acotar el tipo de coche que necesitas.

  • ¿Le conviene un monovolumen o un todoterreno?
  • ¿Estás en la etapa de los coches deportivos?
  • ¿Cuáles son las últimas características de seguridad?
  • ¿Cuáles son las más importantes para ti?

Si no estás seguro de cuál es tu coche ideal, considera la posibilidad de asistir a un salón del automóvil. Allí tendrás todas las opciones frente a ti para comprobarlas.

Olvidarse del seguro de autos

El precio de venta y las cuotas mensuales son sólo una parte del panorama financiero a la hora de comprar un coche nuevo.

Antes de ir al concesionario, llame a su agente de seguros. Tener una estimación del coste del seguro del coche que quieres con antelación te permite comprender mejor el compromiso financiero que vas a asumir.

Es necesario, por lo que te recomendamos comparar sus tipos, beneficios y desventajas, de preferencia revisa el costo de un seguro de cobertura amplia.

No determinar el presupuesto disponible.

Deberás comparar precios y calcular las cuotas mensuales. ¿Puedes permitirte el coche que quieres?

Para mantenerte dentro de tu presupuesto, asegúrate de tener en cuenta aspectos como el kilometraje estimado de la gasolina y las primas del seguro.

No hacer una prueba de conducción adecuada

Las pruebas de conducción nunca duran lo suficiente, pero aún así tienes que averiguar si es el coche adecuado para ti. Subirse a ese coche nuevo con el vendedor para conducir unas cuantas manzanas no le va a decir mucho

Piensa en el uso que vas a hacer del coche a diario.

  • ¿Vas a ir por la autopista?
  • ¿Va a tomar las carreteras locales para dejar a los niños en la escuela?
  • Si es posible, pide que te conduzcan por el tipo de carreteras que te vas a encontrar en tu rutina diaria. Si vas a utilizar una silla de coche, llévala y comprueba cómo se adapta.
  • ¿Cómo te funciona la cámara de marcha atrás?
  • ¿Puedes ajustar los asientos a una posición cómoda? Antes de irte, haz una lista de las características “imprescindibles”.

Comprueba estas cosas durante la prueba de conducción. Y no tengas miedo de pedir más tiempo de conducción.

Comprar extras innecesarios

Con los bajos inventarios y la alta demanda de los compradores, los concesionarios están cargando sus coches con complementos que aumentan los beneficio. Estas ventas incluyen garantías adicionales, dispositivos antirrobo y complementos del concesionario como guardabarros y bloqueos de ruedas.

Puedes eliminar estos cargos ocultos antes de tiempo preguntando por el precio de salida, lo que te permitirá decirle al concesionario lo que quieres y lo que no necesitas.

Obsesionarse de un modelo especifico.

Cuando se gastan decenas de miles de dólares en un coche, la emoción no debe dominar el día. Enamorarse de un solo modelo puede impedirle ver otros vehículos que pueden ser mejores para sus necesidades o hacerle escatimar en la investigación exhaustiva de las calificaciones, los comentarios, la fiabilidad o la información sobre seguridad y precios de un vehículo.

Un enfoque de ojos abiertos también puede dejarle más susceptible a las tácticas de un vendedor para conseguir que pague más de lo que debería. Para determinar qué vehículo es el mejor para ti, debes dejar de lado las emociones y centrarte en hacer los deberes, comparar diferentes modelos y evaluar tus verdaderos deseos y necesidades.

 

También puede interesarte: Añade estos útiles accesorios a tu coche