Reparaciones y servicios de automóviles

Todo el mundo quiere ahorrar dinero, así que cuando surgen problemas en el coche, es tentador tomar la ruta de bricolaje si es posible. Las reparaciones de automóviles que pueden parecer sencillas en realidad no lo son.

Es posible que tengas que reparar zonas inaccesibles del coche, o que no tengas las herramientas especializadas para hacer el trabajo correctamente.

Aquí hay cinco reparaciones o servicios de auto que valen la pena el tiempo y el dinero invertido en ellos en el taller de autos, los que pueden ahorrarle dinero en el camino.

Antes de pasar a esta lista, queremos recordarte que un seguro daños a terceros es una muy buena opción, pues además puedes conseguirlo a un buen precio.

Cambio de aceite y filtro de aceite

No hay nada más vital para tu coche que un aceite y un filtro de aceite limpios. Las recomendaciones sobre la frecuencia de este tipo de servicios varían, dependiendo de la edad de tu coche, el kilometraje y la forma de conducirlo.

Por lo tanto, lo mejor es consultar el manual del propietario y discutir las opciones con tu mecánico, especialmente si han llevado un registro de los servicios realizados a tu coche en el pasado.

Comprobación y sustitución de líquidos.

Algunos puedes comprobarlos tú mismo: el nivel de aceite, el líquido del limpiaparabrisas y el anticongelante. Otros suelen requerir las herramientas y la experiencia de un mecánico de automóviles: el líquido de transmisión, el líquido de dirección asistida y el líquido de frenos.

Por supuesto, tu taller estará encantado de comprobarlos todos. Los líquidos de tu vehículo hacen que todo funcione bien. Sin ellos, pronto se enfrentaría a costosas reparaciones que podrían haberse evitado.

Reparación y/o mantenimiento de los neumáticos.

Tus neumáticos son la única parte de tu coche que realmente entra en contacto con la carretera. Deben ser rotados y equilibrados regularmente por un mecánico con el equipo y la tecnología adecuados.

Una banda de rodadura desigual provoca un desgaste extra y puede contribuir a que sus neumáticos estén desequilibrados.

Esto puede causar problemas en el chasis del coche, así como en las demás partes adyacentes. Los neumáticos también necesitan ser inflados a la presión adecuada, lo que tu mecánico hará cuando complete el resto del trabajo de los neumáticos.

Comprobación y sustitución de filtros.

Hay varios filtros en tu coche, y están ahí por una razón. Evitan que la suciedad, los residuos, la mugre y otras impurezas contaminen los sistemas que hacen funcionar tu coche.

Si los filtros son ignorados, no pueden hacer su trabajo. Tu mecánico puede revisarlos por ti en tus visitas regulares.

Cambio de la correa de distribución. Esta correa regula la apertura y el cierre de las válvulas del motor. Con el tiempo, se deteriora y debe ser sustituida.

Este es otro ejemplo de una pieza del coche que daña otras partes cuando funciona mal. No vale la pena el riesgo. Deja que nuestros mecánicos lo cambien a las 100.000 kilómetros para asegurarse de que no se quedará tirado en la carretera.

También te puede interesar: Guía para el mantenimiento del coche