Consejos de seguridad para vender tu coche

comprar-en-internet

Aunque sería maravilloso creer que el procedimiento de venta de un coche es siempre seguro y sencillo, lo cierto es que deben tomarse precauciones cruciales para salvaguardar la seguridad de ambas partes implicadas: tanto el vendedor como el comprador por muchas cuestiones que incluyen desde el precio de mantenimiento hasta el costo de seguro de auto.

Estos son los consejos que debes seguir a la hora de vender tu coche.

1. Mantén a alguien al corriente de la situación

El primer paso que puede dar para protegerse al iniciar el procedimiento de venta de tu automóvil es mantener a alguien informado en todo momento. Esa persona puede ser alguien de tu familia, un amigo, un grupo de amigos… cualquiera.

Si estás recibiendo llamadas de posibles compradores, publicando tu número de móvil en anuncios, o incluso interactuando con potenciales compradores, mantener a alguien importante para ti informado de lo que realmente está ocurriendo es una fantástica forma de salvaguardar tu seguridad.

2. No facilites a los posibles compradores tus datos personales

Otra estrategia para salvaguardarte mientras vendes tu coche es evitar revelar cualquier dato personal a los posibles compradores. Si has puesto un anuncio de venta en carteles o blogs, o a través de tus familiares y amigos, es fundamental que sólo pongas el mínimo de datos a la hora de seleccionar a los posibles compradores.

Es una buena idea crear una dirección de correo electrónico separada exclusivamente para la transacción, en lugar de utilizar su dirección de correo electrónico habitual. Puedes emplear una identidad inventada o un apodo cuando se ponga en contacto con posibles clientes.

3. Sé un vendedor fiable

Durante el proceso de venta, sé honesto y directo en todo lo referente a tu coche. Aunque parezca evidente, nunca engañes a los posibles compradores sobre el estado del coche. Esto no sólo es ilegal en la mayoría de las jurisdicciones, sino que también es un método rápido para irritar a su consumidor.

Es una práctica excelente ser lo más abierto y honesto posible sobre el automóvil, mencionando todo, desde el seguro a terceros actual de tu coche, cómo funcionan los frenos hasta cualquier pequeño ruido que emane del motor. Se sincero sobre cómo y con qué frecuencia se ha mantenido el coche, así como las causas actuales de cualquier problema.

4. Mantén tu seguridad durante la prueba de conducción

Si visitas a tu cliente potencial en una zona pública y le acompaña alguien, ya se encuentra en un lugar seguro para realizar una prueba de conducción. No obstante, hay otras precauciones que puede tomar para salvaguardar su seguridad.

En primer lugar, comprueba si tu póliza de seguro a terceros cubre a otro conductor que realice una prueba de conducción en su vehículo. El método más sencillo para conseguirlo es ponerse en contacto directamente con tu aseguradora de terceros, describir el escenario y preguntar si estás cubierto.

5. Al cerrar el trato, toma medidas financieras

Para un cliente puede ser aterrador entregar el dinero en efectivo y esperar obtener un coche funcional. También es bastante difícil para ti, el vendedor, tener que nadar en los mares financieros de una transacción de coches.

Tiene que determinar qué opciones de pago aceptará. Lo mejor es no cobrar cheques personales, ya que no tendrá idea de si se compensarán. Aceptar un cheque bancario es una opción inteligente ya que entiendes que el cliente tiene los fondos necesarios.

6. Retira los datos personales del coche

Comprueba que no existen datos personales antes de entregar el coche o cualquier documentación al cliente. Un paso inicial inteligente es limpiar todo el vehículo para asegurarse de que no queda ningún documento personal en el coche.

Si entregas al cliente los registros del servicio del coche, asegúrate de que todos los datos privados estén tachados. Los nombres, los datos de la tarjeta de crédito, los números de móvil y otros detalles privados no deben figurar en los documentos. Lo más seguro es crear copias de los documentos y luego cubrir estos datos con un rotulador negro fuerte.

7. Mantener un rastro de papeles para evitar responsabilidades

Por último, para evitar responsabilidades, mantenga un rastro de documentación de toda la transacción desde el principio hasta el final, siendo el elemento más crucial la conclusión de la misma.

Comprueba siempre que la documentación de la transferencia está completa y que su identidad está eliminada.

También te puede interesar:¿Qué son los consumibles en el seguro de coche?