¿Cómo saber si necesitas llantas nuevas?

Hombre cambiando llantas

Es posible que las llantas nuevas no sean las cosas más emocionantes para comprar. También es posible que no sean algo en lo que desees gastar el dinero. Sin embargo, si necesitas nuevas, podría convertirse en un problema de seguridad si postergas tu compra.

Entonces, ¿cómo sabes exactamente si necesitas neumáticos nuevos? Hay varios factores a tener en cuenta antes de decidir con certeza.

Tus neumáticos actuales muestran signos de desgaste

Los neumáticos están hechos de goma y no están hechos para durar para siempre. Cuando están constantemente expuestos a los elementos, se descompondrán con el tiempo.

Esto puede suceder incluso más rápidamente en lugares como secos porque a menudo experimentamos temperaturas extremas en el verano.

No importa dónde vivas, inspecciona tus llantas en busca de signos de desgaste; es posible que veas grietas en la pared lateral o dentro de la banda de rodadura. Así evitaras accidentes.

La profundidad de la banda de rodadura

La profundidad de la banda de rodadura de tus neumáticos es importante para la seguridad en la conducción y para mantener los neumáticos de su vehículo en contacto con la carretera.

A medida que la profundidad de la banda de rodadura se acerca a 2/32 “, es hora de buscar neumáticos nuevos.

Joven cambiando llantas

Sientes vibraciones mientras conduces

Cuando esto sucede, no necesitas necesariamente llantas nuevas, pero es útil programar una cita con tu mecánico para que las inspeccione.

La causa podría ser algo tan simple como que tus llantas estén fuera de balance, lo cual se puede arreglar en tu taller de reparación de automóviles. Sin embargo, si el problema es más serio, tu mecánico puede recomendar el reemplazo completo de la llanta.

Si usas el mecánico de tu póliza de seguro aun mejor. Por ello, si aun no cuentas con uno, puedes revisar y cotizar un seguro de auto en linea.

Tus llantas tienen protuberancias

Si nota golpes o protuberancias en cualquier parte de sus neumáticos, no los ignores. Es posible que hayan aparecido después de golpear una acera, un bache u otro objeto, pero cuando se dejan solos, pueden romperse.

Si eso sucede mientras conduces, puedes quedar varado con una llanta reventada e incluso sufrir lesiones o daños más graves.

Tus llantas son viejas

Incluso si tus neumáticos se ven y se sienten bien, su edad podría ser motivo suficiente para reemplazarlos. La fecha estampada en la pared lateral le permitirá saber cuándo se fabricaron.

Si su edad es de más de 5 a 6 años, incluso si los has tenido por menos, deberías considerar comprar llantas nuevas.

También te puede interesar: Por qué tu automóvil necesita un servicio