Conducción defensiva en el tráfico

Todos los días nos encontramos con situaciones en las que tenemos que lidiar con la conducción con mucho tráfico. Conducir en medio del tráfico provoca ansiedad y perjudica en gran medida el rendimiento del conductor.

Hay que tener mucho cuidado en estas situaciones y comprobar el movimiento de los coches que nos rodean con la conducción defensiva. Por ello, es importante contar con un seguro de daños a terceros que se consigue a buen precio.

A continuación se ofrecen algunos consejos de seguridad para los conductores que se desplazan al trabajo y que les ayudarán a llegar a su destino:

Elimina las distracciones

Durante el tráfico intenso, las carreteras estarán muy llenas de tráfico. La gente empezará a impacientarse y se dirigirá hacia el carril en el que no debería entrar. Por último, pero no por ello menos importante, evita las distracciones mientras conduces en un atasco poniendo en práctica los siguientes planteamientos:

  • Apaga el teléfono móvil o manténgalo en modo avión
  • Apagar la música o reducir su volumen.
  • Decir a los pasajeros que se relajen mientras están sentados en medio del tráfico intenso.
    Conducción defensiva

Hay varias habilidades que forman parte de la conducción defensiva y que deben adoptarse para evitar caer en situaciones peligrosas. En primer lugar, asegúrate de tener preparado el plan para cuando el coche colisione contigo. Aparte de esto, cuando conduzcas en un tráfico intenso, ten en cuenta lo siguiente:

  • Sigue observando el tráfico y las condiciones de la carretera con los ojos.
  • En la carretera hay ciertos conductores que son inseguros. Estos suelen cambiar de carril y conducir a gran velocidad. Es mejor estar atento a ellos.
  • Da la señal antes de girar o cambiar de carril.
  • Evita conducir cuando esté agotado o emocionalmente agotado.
  • Mantén la distancia con los vehículos de delante y detrás de ti.
  • Planifica tu tiempo de conducción para evitar meterse en el tráfico pesado

Comprueba el tráfico intenso desde la distancia

Antes de llegar a un tramo congestionado de la carretera, levante el pie del acelerador y avance por inercia. Esto mantendrá su velocidad bajo control y te ayudará a ahorrar combustible:

En función de la distancia, debes frenar para reducir la velocidad antes de entrar en el tráfico pesado.
Si mantienes la velocidad baja, eliminarás el tráfico pesado cuando te acerques a él. Esto ahorraría combustible y minimizaría las posibilidades de accidentes.

Prepárate para las emergencias

Los conductores impacientes suelen tomar malas decisiones y le obligarían a tomar medidas drásticas para evitar accidentes. A veces hay que salirse del carril y dirigirse al arcén. Mantén atento a la carretera mientras conduce en los atascos e intente apartarse del arcén y de otros lugares que le harían realizar maniobras de emergencia.

Sal de la autopista en caso de situaciones incómodas y espera a estar relajado o a que la carretera se vuelva más tranquila.

Enciende las luces de emergencia y lleva el coche al otro lado del arcén de la carretera. Intenta relajarte un poco y escuchar música suave para sentirse cómodo con el tráfico.

También te puede interesar: Lo que tu mecánico quiere que sepas